domingo, 4 de octubre de 2009

rabia

solo 18 años y ya me veo como el prototipo de un triste y amargo poeta alemán, pero sin el talento poético. enamorado de las posibilidades del mundo, celoso por todas las que no pudo alcanzar. angustiado y enfadado, buscando seriamente la risa; la felicidad. tanto deseo que me cojan la mano que ya nadie se atreve, da miedo. dolido por el trato, desde su punto de vista injusto, de la vida y todos cuantos la conforman. cansado, enfermo y agotado por la falta de esfuerzo, de retos, de av enturas! hundiendose rápidamente en un lago de agua negra y espesa como el petróleo intenta llegar a la ligereza del aire, el calor del sol, el fresco del viento, el roce de las plantas, el sabor de la vida...
pero solo es un prototipo



me siento mejor, justo ahora.

2 comentarios:

luismi dijo...

en la guerra de emociones dos recuerdos han llegado para enfrentar este momento.
en uno, una pequeña que no debía poder hablar aún me miró, al tiempo que yo la miraba, ambos malhumorados, y poco a poco, y sin razón, nos sonreímos, y complices desconocidos nos ayudamos a sonreir sin motivo en un momento de necesidad.
en otro, otro pequeño, un poco más mayor, y de forma inesperada, corre para agradecerme un favor, desaparece y reaparece, y consigo trae el regalo más bonito del mundo: un sugus
:D
(increíble como puede impactar un acto de suprema sencillez en alguien acostummbrado a calcular los pasos antes de salir de casa...)

la chica de la Vespa roja dijo...

siempre merece la pena leer a las personas, es algo así como deshojarlas. Hay muchas cosas bonitas y suaves entre tus palabras. Ahora cuando te mire, te veré distinto.