lunes, 9 de noviembre de 2009

Si la quieres, no la beses.
Si la quieres, cógele un dedo,
házla girar y mirarte.
Demuéstrale que tu no haces otra cosa,
demuéstrale que sueñas
con seguir mirándola,
para seguir mirándola.
Que sepa que crees
que si la besas
el mundo se morirá de gusto.
Que sepa que sabes
que si la besas
el mundo se morirá de gusto.

Y que se muera.

1 comentario:

la chica de la Vespa roja dijo...

bien por ti.

Y que se muera, que se mueran.