domingo, 13 de diciembre de 2009

Puedo conjugar tu nombre en pasado,
sacarte de mi pecho arañándome
con las uñas de mis dedos,
construir un barco
sin átomos de ningún material,
echarlo al mar, de mi sangre
cargado con mi corazón
y aún así, no olvidaré
cómo se conjuga el futuro
de tu nombre.

No hay comentarios: